Edicion Uno
Historias de Hombres y Autos

Seguimos con Ford T -parte II-

14-11-2008

Una de las características destacadas de este modelo pensado para costar poco, ser conducido con facilidad y dar muchas satisfacciones a los dueños, está representada por el cambio de velocidades fundamentalmente distinto a todos los conocidos, aún hasta el presente, y en algún sentido precursora de las cajas automáticas, que incorporaron principios de éste primitivo modelo.
Como dijimos por ser EPICLOIDAL no posee engranajes móviles que se desplazan. En este caso se maneja con tres pedales y una palanca, que no es de cambios, sino que vincula o desvincula la transmisión con las ruedas y acciona el freno de mano a la vez.
En la columna del volante dos pequeñas palancas perpendiculares a la misma, concéntricas con el volante, que acá llamamos "bigotes", accionan el acelerador (a la derecha) y avance del encendido (izquierda), que es otra de las características especiales y personales del T, ya que la electricidad se genera por imanes con forma "V" con el vértice orientado al centro, integrantes del volante motor. Al girar pasan frente a bobinas en baño de aceite, originando una corriente inducida que va a la bobina de alta tensión, y según la posición que indica un distribuidor (distinto a los habituales), se encamina a cada cilindro.
También la reducción del sistema de dirección tiene la característica de poseer engranajes planetarios, con la particularidad de que opera en el mismo volante de dirección sobre la columna y no en el extremo opuesto de esta, como es habitual.
El cárter del motor y el cambio es uno solo por lo que comparten el lubricante que actúa por salpicado, la acción del volante motor y levantado por el cigüeñal que apoya en tres bancadas, el embrague es a discos múltiples en el mismo baño de aceite. El árbol de transmisión está articulado a la salida de la caja y es solidario con el eje trasero y la carcasa del diferencial. Dos barras reactoras salen del eje trasero en diagonal hacia la caja donde se fijan articulados, permiten sólo el movimiento vertical del tren. Esta disposición junto con los elásticos transversales permaneció invariable en todos los Ford hasta 1948.
Concebidos con la misma trocha que los ferrocarriles norteamericanos, podían transitar por las vías en los Estados Unidos en caso de emergencia, sacándole los neumáticos.
Hasta 1919 en que se lo empezó a equipar con motor de arranque, la puesta en marcha se realizaba por medio de la manivela, ubicada en el frontal debajo del radiador, conocida como "manija", permanece siempre en posición, vinculada a cigüeñal por un sistema de trinquete que al girar el motor la libera y la conservan aún los últimos modelos ya provistos de arranque eléctrico.
La conducción se realiza así: la palanca, a la izquierda del conductor, tiene dos posiciones, una hacia el tablero y otra hacia el respaldo del asiento; el freno de mano (que trabaja sobre las ruedas traseras) a la vez acopla y desacopla el embrague. Una vez arrancado el motor, con la palanca hacia atrás, está colocado el freno de mano y la transmisión desconectada del motor. Los pedales, de izquierda a derecha sirven en ese orden para, el primero, conecta la baja (1º) una vez pisado a fondo, se lleva la palanca hacia delante, lo que pone el vehículo en movimiento, cuando toma velocidad, soltando el pedal pasa a alta (2º). Como vemos no existe el embrague en la forma que conocemos nosotros en los autos con caja de cambios convencional, y ese mecanismo sólo se usa al arrancar o frenar, no para cambiar de marcha. Entre ambos extremos del recorrido de la palanca hay un punto neutral, donde no está aplicado el freno ni conectada la transmisión.
El pedal del centro coloca la marcha atrás y el tercero es el freno que acciona sobre la transmisión. Con el vehículo en "punto muerto" (sería con la palanca en el centro de su recorrido), pisando el pedal del medio se coloca la marcha atrás, que sin utilizar esta suerte de embrague se puede colocar también en marcha y solía utilizarse como freno, en casos de emergencia, pisando directamente ese pedal, si atrás no había nadie, salía bien... Esto habla a las claras de la robustez del sistema.
 El acelerador en el "bigote" no tiene retorno automático, lo que significa que al desacelerar debe forzárselo manualmente a la posición de menor entrada de aire.
Es tan importante este auto y tan especial, que todavía queda algo para la próxima, en que volveremos para finalizar si Dios quiere.

Bocha Balboni - E-mail:
historiasdehya@gmail.com

seguimos-con-ford-t-parte-ii

Imprimir Noticia

Servicios

Portada de Fecha
11-08-2017

Portdada de fecha: 11-08-2017

El Tiempo
Cotización del Dólar
Seguinos en Facebook
Citas Célebres
Martin Luther King
Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.
Martin Luther King
15.01.1929 - 04.04.1968 Estadounidense, Premio Nobel de la Paz y líder del movimiento por los derechos humanos
Sabías que
Los cerebros de nuestros antepasados apenas tenían la mitad del tamaño que los nuestros.
Anuncios


Edición Uno © 2002 - 2017 | Todos los Derechos Reservados
99- Sarmiento 2236 - Local 2 - (3080) Esperanza - (Santa Fe) R. Argentina
Telefax: +54 3496 42 6497 - Whatsapp +54 9 3496 53-4414
OCS Software