Edicion Uno
Deportes

Carlos Zatuszek. El primer ídolo del automovilismo argentino - Parte I

23-11-2004

Trato de relatar aquí los hechos de acuerdo al resultado de mis investigaciones, con los medios disponibles a mi  alcance. En muchos casos se trata de recortes periodísticos o apuntes de relatos de quienes participaron por lo que pueden contener errores debido a que no siempre es posible chequear su exactitud. En caso de que el lector disponga de información ya sea ampliatoria o en contrario, con muchísimo gusto le agradeceré me lo hagan saber, lo mismo en lo que respecta a mis opiniones que son solo eso, mi modo de ver o interpretar un acontecimiento, y que mas allá de la pasión por los autos no existe otra cosa que el deseo de compartirla con quienes tengan interés o sientan lo mismo.
En su Polonia natal estudió agronomía, hasta que llegó el momento, siendo muy joven,  de empuñar el fusil  siguiendo los pasos de su padre que había marchado ya al frente en aquella que hoy conocemos como la guerra del 14 o la primera Guerra Mundial,  a defender  su patria. Había nacido en Galitzia (Alta Silesia) en ese tiempo posesión Polaca.
Por esas cosas de la vida, que cambiaría su destino tal vez,  al enfermarse en el frente,  lo destinan a un taller de mantenimiento donde toma contacto con los motores y  conoce a Juan Maczak.  Al finalizar el conflicto, con la llegada del comunismo, las condiciones políticas del momento los hacen escapar de Polonia en busca de paz  y  libertad, llegando en ese deambular a Argentina.
Con ínfimos conocimientos del idioma castellano, salen a buscar trabajo en talleres mecánicos mientras se hospedan en el Hotel de Inmigrantes,  Maczak consigue ubicación en el taller de Luis Viglione, preparador y acompañante a veces de Raúl Riganti, donde al poco tiempo también entra Carlos Zatuszek que  sigue aprendiendo mecánica al lado de su amigo y compañero de  aventuras.
Allí  conocen a Ernesto Blanco, que  venía interviniendo en carreras de automóviles,  con quien empiezan a trabajar en el auto de carreras y corren alternativamente como acompañantes. Introducidos en el ambiente de las carreras, Julio Berndt, entonces le ofrece un Mercedes Benz para que pilotee Zatuzsek, que debuta en Esperan-za (Santa Fe) el 4 de diciembre de 1927 empieza a arrimar  y se va acercando a los primeros puestos  con un tercer puesto en el Gran Premio del 28, y otro en la III edición de las 500 Millas en Rafaela, luego gana su categoría en una prueba en el circuito de Mercedes, al día siguiente  de casarse con una hermana de Juan Maczak.
En 1929, en el circuito de La Tablada llega su primer victoria resonante, y desde allí se transforma en animador frecuente de cuanta competencia automovilística levanta polvareda en la Argentina. Hasta ese momento no había nombres "famosos" ni candidatos que se repitieran con frecuencia, recién empezaban a despuntar algunos nombres  como Bucci, Riganti, Blanco, Malcom, Hortal.
El porte del Mercedes Benz  K , con el que comenzó a correr y obtuvo sus primeros triunfos,   con seis cilindros y 7 litros de cilindrada, le  mereció el apodo de "el ómnibus"  y con seguridad, no sería nada fácil de guiar velozmente en aquellos circuitos de tierra,  con frenos que por superiores que fueran para la época eran pobres cuando se orillaban las 200/hora, mas aún después de varias frenadas, ejes rígidos y   rodado angosto,  pero Carlos Zatuszek  hombre hecho a las rudezas y  sinsabores de una vida no precisamente sembrada de flores,  que sabía guiarlo con mano firme y pie pesado, rápidamente se transformó en ídolo popular  y su presencia era esperada en todas las carreras.
Recuerdan aquí nuestros coterráneos que tuvieron la oportunidad de verlo y oírlo en aquellas rectas de 7 km. del circuito óvalo de nuestra ciudad  de Esperanza, el ruido característico que se escuchaba cuando "enganchaba" el compresor,  lo que hacía el piloto a su voluntad, produciendo un fuerte sonido de aspiración por lo que se decía enganchaba "el chancho".
La próxima semana vamos a a seguir, si Dios lo permite, refiriéndonos a la campaña de este indiscutido ídolo de los primeros tiempos de nuestro automovilismo.
Aclaración: Hoy tengo que agradecer al amigo Dr. Carlos Wagner, que me hizo notar un error. Entre los corredores que nombré que se presentaron en el circuito óvalo, escribí Vittorio de Rosa, el Dr. tiene razón es Vittorio Rosa, y me comenta que este piloto tuvo la particularidad de haber corrido en aquel circuito y haberse  inscripto para la primera carrera en "Los Toboganes", aunque no largó.

Bocha Balboni bochabal@hotmail.com

carlos-zatuszek-el-primer-idolo-del-automovilismo-argentino-parte-i

Imprimir Noticia

Servicios

Portada de Fecha
09-11-2018

Portdada de fecha: 09-11-2018

El Tiempo
Cotización del Dólar
Cotizacin del Dlar
Seguinos en Facebook
Citas Célebres
George Bernard Shaw
No hagas a los demás lo que deseas para ti; los demás pueden tener gustos diferentes.
George Bernard Shaw
26.07.1856 - 02.11.1950 Escritor irlandés, premio nobel de Literatura
Sabías que
Durante el tiempo medio de vida de una persona, mientras duerme, se habrá comido un surtido de 70 insectos y unas 10 arañas.
Anuncios
QBE Segiros

Saber Más Santa Fe

Edición Uno © 2002 - 2018 | Todos los Derechos Reservados
99- Sarmiento 2236 - Local 2 - (3080) Esperanza - (Santa Fe) R. Argentina
Telefax: +54 3496 42 6497 - Whatsapp +54 9 3496 53-4414
OCS Software