Edicion Uno
Editorial / Opinión

Buenos modales

02-04-2002

El modo de expresarse, el lenguaje y  argumento conque se  sustenta el discurso y la opinión, forman parte no sólo de las formas que adopta una comunidad determinada como códigos convencionales de comunicación y trato; sino también identifican una cultura propia.
Cuando estas condiciones no se cumplen, se incurre en groserías o en la baja calidad de la expresión o en lo poco sustancioso de la defensa de una posición.
Ahora bien, cuando estas deficiencias se acusan en personas con una relevancia social derivada de la dirigencia, representativa de una parte de la sociedad, y depositaria de la fe pública; el daño es mucho mayor y el error, entonces, alcanza las dimensiones de los malos ejemplos y el razonamiento de quienes observan, de los jóvenes, por ejemplo, es el natural y más lógico:
Si quienes se pretenden distinguidos por la sociedad para ostentar las más encumbradas posiciones sociales, o con el rango de autoridad, se expresan de aquel modo, ¿por que no habría de hacerlo yo?
Un hecho inédito, que se inscribe bajo los modos y las formas descritos, lo ha vuelto ha constituir la abierta agresión a la libertad de prensa.
Y esto sucedió en la última sesión pública del Concejo Municipal.
La discrepancia, la pluralidad de ideas y posiciones ideológicas, encuentran en el libre ejercicio de la labor de prensa, el resguardo único y valioso de la real democracia.
Por eso cuando se ataca a la misma no es a un medio específico al que se agrede, sino a la sustancia misma del sistema.
Y cuando esta agresión se desenvuelve con métodos que no se correspondan con el lenguaje o los modales de la mejor educación, se subraya y acentúa el carácter  violento de estas actitudes de intolerancia. Con la gravedad que implica que tamaña grosería se observe en el ámbito de la institución representativa por antonomasia de la democracia: el poder legislativo local, donde todas las expresiones políticas tienen la oportunidad de manifestarse.
El debate, ejercicio de virtud republicana, fue creado como herramienta de perfeccionamiento del pensamiento puesta al servicio de la comunidad para la mejor orientación de los fines colectivos. Por tanto quienes tienen la oportunidad de ponerlo en práctica no debieran desperdiciarlo en fútiles y ordinarios ataques a la disidencia escrita.
Tal vez como nunca sea necesario recordar aquella milenaria sentencia: " la mujer del César no sólo debe serlo, sino parecerlo".
Y deberíamos agregar: " o la mujer del César, terminará con el César".


Facebook Twitter Delicious Linked in Sonico Reddit MySpace Stumbleupon Digg Enviar por Correo

Imprimir Noticia

Servicios

Portada de Fecha
22-03-2019

Portdada de fecha: 22-03-2019

El Tiempo
Cotización del Dólar
Cotizacin del Dlar
Seguinos en Facebook
Citas Célebres
Johann Wolfgang von Goethe
Renunciar a nuestra libertad es renunciar a nuestra calidad de hombres, y con esto a todos los deberes de la humanidad.
Johann Wolfgang von Goethe
28.08.1749 - 22.03.1832 Escritor alemán
Sabías que
En la antigua Inglaterra la gente no podía tener sexo sin contar con el consentimiento del Rey (a menos que se tratara de un miembro de la familia real). Cuando la gente quería tener un hijo debían solicitar un permiso al monarca, quien les entregaba una placa que debían colgar afuera de su puerta mientras tenían relaciones. La placa decía "Fornication Under Consent of the King" (F.U.C.K.). Ese es el origen de la palabra Fuck.
Anuncios
QBE Segiros

Saber Más Santa Fe

Edición Uno © 2002 - 2019 | Todos los Derechos Reservados
99- Sarmiento 2236 - Local 2 - (3080) Esperanza - (Santa Fe) R. Argentina
Telefax: +54 3496 42 6497 - Whatsapp +54 9 3496 53-4414
OCS Software